Rocío Jurado | Web Oficial del Club de Fans de Rocío Jurado

Indignada, no quiso actuar en el programa de fin de año

Rocío Jurado: «TVE me hizo una oferta ofensiva»

«No se puede tolerar el trato que da TVE a los artistas españoles», denuncia la cantante en esta entrevista. Rocío explica con detalle las pésimas condiciones de trabajo que le ofreció Televisión Española para actuar en un Fin de Año donde Sabrina, su nueva rival, fue una protagonista muy bien pagada.

VISTAS543COMENTARIOS0GALERIA

13 de enero de 1988/ESPERANZA NAVARRETE/LECTURAS

«Estoy dispuesta a no ir más a Televisión Española si las condiciones de trabajo no cambian, porque me parece injusto e inaudito que se me trate así en mi propio país», dice Rocío, quien no actúa en un especial desde hace años.

«Estoy dispuesta a no ir más a Televisión Española si las condiciones de trabajo no cambian, porque me parece injusto e inaudito que se me trate así en mi propio país», dice Rocío, quien no actúa en un especial desde hace años.

Rocío Jurado no ha intervenido en el Especial Fin de Año televisivo de Pilar Miró, a pesar de que su actuación había sido anunciada previamente por el Ente, y está dispuesta a no ir más a TV si no le ofrecen unas condiciones de trabajo que ella considere dignas.

Los problemas entre la artista y TVE vienen desde hace ya unos ocho años, pero la oferta que recibió para actuar en el programa de Noche vieja fue la gota que colmó el vaso de su paciencia.

—Rocío, ¿qué es lo que ha ocurrido exactamente entre TVE y tú?

—Pues que me ofrecieron el trabajo de una forma que yo considero casi ofensiva. Me dijeron que sólo podía cantar dos canciones y que me pagaban un milloncito de pesetas, creyéndose que me daban este mundo y una parte del otro. Además, no quisieron asegurarme el lugar en el que iba a salir mi intervención. Y es que no se puede tolerar el trato que TVE le da a los artistas españoles.

—Pero, me imagino que en este caso, lo que menos te habrá importado habrá sido lo del dinero...

—Sí, es lo que menos me importa, pero también es una cosa a tener en cuenta, cuando sabes que se han contratado artistas para ese mismo programa en otras condiciones.

Televisión Española se puso en contacto con el manager de Rocío Jurado, Manolo Sánchez, para negociar el contrato de la artista, pero cuando éste les trasladó la negativa de la cantante de Chipiona, el departamento de producción la llamó personalmente para intentar convencerla.

—¿Qué te dijeron para que aceptaras su propuesta?

—Me dijeron que yo tenía que estar en la noche de todos los españoles. Yo les contesté que no me gustaba participar en un programa en el que sabía que otra gente había grabado tres canciones. Entonces me dijeron que bueno, que podía interpretar tres temas, pero seguían sin asegurarme el lugar de mi intervención. Les repliqué que siguieran trayendo a todos los extranjeros que quisieran, y que les trataran todo lo bien que les diera la gana, pero que a los españoles nos ofrecieran cosas dignas.

—¿Tú le encuentras alguna explicación a todo esto que ha sucedido?

—Sólo sé que desde hace siete u ocho años yo no intervengo en ningún programa especial de televisión, ni en Reyes, ni en Noche vieja, ni en nada de nada. Y estoy dispuesta a no ir nunca más a TVE si las condiciones de trabajo no cambian. Me parece injusto e inaudito que se me trate así en mi propio país.

—Pero, ¿de dónde surgen estos problemas con televisión?

—No sé a qué se puede deber todo esto. Tampoco quiero hablar... No creo que haya nada en mi contra, aunque tampoco a mi favor.

Todos estos problemas, no impidieron, sin embargo, que Rocío celebrara animadamente la Noche vieja en su casa de Madrid, acompañada de su familia y de un grupo de amigos. «Han sido unas Navidades muy tranquilas, que he compartido con mis seres queridos», dice.

En un principio, la cantante pensaba pasar estas fiestas en casa de su hermana Gloria, en Sevilla, dado que esta tenía que dar a luz su tercer hijo a primeros de enero. «Lo que pasa es que como tenemos la casa llena de decoradores —esto va a ser más largo que las obras de El Escorial—, apostilla, fue mi hermana la que dijo que no era conveniente que yo me ausentara en estos momentos de Madrid y que ella y su familia viajarían hasta aquí para estar con nosotros», explica Rocío.

«He podido descansar menos de lo que quería»

El cambio de los planes iniciales ha llevado consigo que el hijo de Gloria y José nazca en Madrid y no en Sevilla, como estaba previsto. «El parto se ha adelantado unos días y al final se decidió que tuviera el niño aquí. Yo le dije a Gloria que si quería le alquilaba un avión privado para que la trasladara a la clínica de Sevilla en donde ella pensaba dar a luz, pero prefirió no moverse de Madrid. Entonces, yo misma llamé al doctor Adolfo Abril, con el que me une una gran amistad, para que la atendiera en el parto».

—Rocío, ¿qué tal te ha sentado el añorado mes de descanso que te tomaste en Miami antes de iniciar tus actuaciones en Centroamérica?

—¡Pero si después de tanto pregonarlo no he podido descansar! Nada, un poco la semana en la que me entregaron «El Quijote» en Miami, y luego un fin de semanilla más.

—Pero si lo tenías organizado, si te marchaste a esta ciudad para eso...

—Sí, yo lo tenía todo organizado, pero en mi oficina no mandaron a tiempo los télex para anular algunas actuaciones y he tenido que hacerlas. Un día se presentó en Miami mi manager y me dijo que tanto en Puerto Rico como en Panamá y en Colombia se había realizado ya la publicidad de mis conciertos y que ya era muy tarde para decir que no. Y claro, yo soy incapaz de permitir una cosa así. Si no se hubieran gastado ya el dinero en anunciarme, les hubiera dicho que no podía, que tenía que descansar, pero de esta manera, no supe negarme.

Nueva gira por Sudamérica en febrero

A lo largo de este año, Rocío tendrá que cumplir con las actuaciones que entonces consiguió anular en distintos países de Sudamérica y en algunas ciudades de Estados Unidos. «Sé que me marcharé otra vez para allá en febrero, pero aún no tengo decidido por dónde voy a empezar la gira, ni si la voy a hacer en varias veces», dice.

Ante este nuevo viaje a América, la cantante tiene que grabar en España otro nuevo disco, en este caso con canciones de Juan Pardo. Y seguramente, además de la versión española, tendrá que hacer otras tres, en inglés, portugués e italiano.

—Antes de este intento frustrado de vacaciones, el médico te recomendó que tenías que descansar, ¿lo has vuelto a visitar? ¿Qué te ha dicho ahora?

—Sí, ayer mismo fui a hacerme uno de esos chequeos a los que yo me someto con cierta frecuencia. ¿Y qué quieres que me diga? Que descanse y que me relaje, que con este trote que llevo y con la tensión tan baja que tengo, cualquier día me voy a caer redonda.

Pedro le regaló un collar de esmeraldas

—Oye Rocío, ¿qué opinas tú de Sabrina, la cantante italiana que actuó en el programa televisivo de Noche vieja y que tanto está dando qué hablar en nuestro país?

—Bueno, yo la he visto sólo en fotos, en una revista que había en casa, creo que fue en «Interviú». Recuerdo que pregunté que quién era esa chica que estaba tan bien. «Es tu rival», me dijo alguien de casa, no recuerdo exactamente quién, a la vez que me explicaba los comentarios que se habían hecho sobre las dos.

Rociíto, la hija de la artista, en cuanto oye hablar a su madre de la presunta rivalidad entre ella y Sabrina, se apresura a decir: «¡Qué más quisiera Sabrina!».

—¿Pero tú qué piensas de esta comparación?

—A mí todo esto me parece de chiste, pero bueno, es un descanso que elijan otro busto en el que fijarse. A ver si ya no se meten más conmigo en este aspecto, que es algo que me da mucha vergüenza. Yo he entrado en el mundo del espectáculo para que se me considere por mi voz y por mi arte, y no por eso... Y en cuanto a Sabrina, como artista no puedo opinar de ella porque no la conozco. Sólo he oído canturrear a mi hija una canción suya que dice algo así como «boy, boy».

En el intercambio navideño de regalos, Rocío ha recibido de su marido, Pedro Carrasco, un collar de esmeraldas y ella le ha obsequiado con un pisacorbatas con un brillante.

Estos regalos son tan valiosos como los proyectos profesionales que Rocío tiene para el año 88, pero que todavía dice que no puede desvelar. «Sólo puedo decir que hay pendiente una película y una obra de teatro con Miguel Narros, en la que interpretaría un papel dramático, pero que todavía no sé si podré hacerla o no. Todo depende del tiempo de que disponga». Y por último, su deseo personal es que el año 88 esté repleto de «paz, bienestar y armonía».

0 COMENTARIOS

255

Sé el primero en comentar este artículo

  • Nos reservamos el derecho a no publicar aquellos comentarios que consideramos fuera de tema, o no se ajusten a la temática del artículo.

LO MÁS...