Amante de abril y mayo

play

Canción / rumba

Andaba por los cuarenta
la rosa de Peñaflor,
señora de escudo y renta,
hermosa y sin un amor.

Y de pronto un día cambió de peinado —cambió de peinado—
y la vio to el pueblo salir al zaguán
a decirle adioses a un niño tostado —a un niño tostado—
que partió a galope sobre su alazán.

Amante de abril y mayo,
moreno de mi pasión,
te llevo, ay, como a caballo
sentado en mi corazón.

Me están doliendo los centros
de tanto quererte a ti,
me corre venas a dentro
tu amor de mayo y abril.

Desde los pies a la boca
que aprendan todas de mí —¡ay, ay, de mí!—
a querer como las locas.

Hablaron más de la cuenta
las niñas de Peñaflor,
que si ella tiene cuarenta
y que él solo ventidós.

Pero contra el viento de la comidilla —de la comidilla—
y a pesar del tango de lo de la edad,
la vieron casada salir de mantilla —salir de mantilla—
con aquel mocito de la catedral.

CREADORES

No se ha encontrado creadores.

VIDEOS

No se ha encontrado videos.

COMPRAR

No se ha encontrado enlaces.